Skip to content
financiar un negocio

Cómo financiar un negocio online

Artículo escrito por OKasesores.es

¿Has decidido crear un negocio online? Lo primero es estudiar la viabilidad de tu proyecto para saber si tu ecommerce será económicamente rentable

Por otra parte, si buscas financiar un negocio online tendrás que hacer un plan de negocio. Este es uno de los pasos más importantes que vas a dar, por lo que tienes que poner mucha atención a todos sus detalles. 

Está claro que tener un buen plan de negocio no te garantiza que tu tienda online vaya a tener éxito. El éxito de tu negocio va a depender de muchos otros factores, pero este documento te servirá para establecer objetivos y tener una hoja de ruta para poder alcanzarlos.

como financiar un negocio

Si quieres que tu negocio tenga éxito deberás realizar un análisis pormenorizado de la idea, para conocer su viabilidad en diferentes aspectos. Debes analizar la viabilidad técnica, la económica y la financiera. Es decir: tendrás que establecer un plan de financiación. 

El plan de financiación es la herramienta que te permitirá describir cuáles van a ser las fuentes y los tipos de financiación empresarial que vas a necesitar en tu emprendimiento. 

Cuando ya tengas claro cuánto dinero necesitas para poner en marcha tu ecommerce, entonces debes estudiar detenidamente cómo financiar tu negocio.

Existen muchas formas de financiar un negocio diferentes. Y es posible que tengas que utilizar varias de ellas de modo consecutivo o simultáneo, en función de las necesidades que tengas en cada momento.

Qué es el plan de financiación empresarial

Conocer cuál es la necesidad de financiación de un negocio es tan básico como saber de qué fuentes se va a obtener el dinero necesario para poner en funcionamiento el proyecto empresarial. 

El plan económico-financiero —que forma parte de tu plan de negocios—, además de incluir el plan de financiación, incorpora el plan de inversión, la previsión de ventas, los gastos de explotación, la cuenta provisional de pérdidas y ganancias, la previsión de tesorería, y el balance de la situación provisional.

El plan de financiación es la herramienta básica que te permitirá especificar cuáles van a ser las fuentes de financiación de la tienda de dropshipping que quieres montar. 

Es aconsejable que el porcentaje de los recursos propios oscile entre el 30% y el 50% de la financiación total. En primer lugar, invirtiendo los propios recursos para que el endeudamiento sea menor. De ese modo, los costes de devolución de la financiación —los intereses—, serán más bajos. 

financiacion empresas

Ten en cuenta que si tú inviertes en tu propio proyecto los inversores externos interpretarán que asumes el riesgo y tienes un mayor compromiso e implicación con el proyecto.

Pasos para hacer un plan de financiación

Ya hemos visto que el plan de financiamiento para emprendedores recoge puntos tan relevantes como cuál es la capacidad de endeudamiento del negocio, la rentabilidad esperada, cómo cubrir con los ingresos que genera la tienda los gastos de operaciones muy concretas, o cuáles son las opciones financieras que se adaptan mejor a las particularidades del negocio.

Si necesitas un plan de trabajo, recuerda que la estructura de este documento es la siguiente:

  • Definir las necesidades financieras: cuantificando y enumerando las necesidades financieras de la empresa.
  • Identificar las fuentes de financiación: y las distintas alternativas financieras a las que la empresa pueda tener acceso.
  • Elaborar proyecciones financieras: plasmando en el documento las previsiones de tesorería, la disponibilidad de los recursos propios y cómo será la cuenta de resultados, entre otros aspectos.
  • Analizar la viabilidad de los proyectos que precisan financiación: cuantificando la rentabilidad de cada proyecto y su solvencia

Es evidente que estos pasos son complejos, así que una gestoría online puede ayudarte a preparar tu plan de negocio.

Tipos de financiación empresarial

tipos de financiación

Los dos tipos principales de financiación para empresas a los que puede recurrir un emprendedor se pueden clasificar en función de la procedencia: propia o ajena.

Entendemos como fuente de financiación propia la aportación personal del fundador o de los socios de un negocio. Esta aportación puede realizarse a través de dinero en efectivo o a través de bienes que son necesarios para llevar a cabo la actividad como un vehículo, un local comercial, maquinaria, etc.

Las fuentes de financiación ajenas son aquellas que provienen del entorno del empresario, o de entidades especializadas en facilitar capital para la inversión. 

En el caso de los préstamos del entorno del empresario, como ocurre con el dinero prestado por familiares o amigos, las condiciones de amortización son más favorables, puesto que normalmente se devuelve la cantidad prestada sin ningún tipo de interés y en un periodo relativamente flexible.

Otro tipo de financiación ajena que también es muy interesante son las ayudas y subvenciones a fondo perdido de instituciones públicas u otro tipo de organismos.

En la financiación ajena podemos encontrar, además de los tradicionales préstamos de las entidades bancarias, las compras a crédito y el rentingleasing

Existen otras fórmulas más creativas como el crowdfunding (o financiación colectiva), junto con el recurso a los mecenas empresariales (llamados business angels), que ofrecen inversión para nuevos proyectos.

financiamiento emprendedores

Financiación propia

Es evidente que tú mismo tendrás que invertir en tu propio negocio. 

No te queda más remedio que recurrir a tus propias finanzas personales para poder comenzar tu proyecto. Eso es lo que se entiende como financiación propia que se nutre principalmente de los ahorros. 

Cuanto más convencido estés de que tu ecommerce dará beneficios, más te apetecerá invertir en él. Y eso contribuirá a que también resulte más atractivo para inversores ajenos. Por lo tanto, será más fácil obtener financiación externa.

¿Eres de los que les gusta dormir tranquilo por no tener ninguna deuda?

Una de las principales ventajas de no necesitar financiación ajena es que ganarás autonomía. Y tampoco tendrás que soportar opiniones ajenas sobre la gestión de tu negocio. 

Pocas cosas hay tan molestas como recurrir a los bancos para obtener financiación. Muchas veces los trámites son tediosos y largos, tendrás que aportar abundante documentación…. Por no hablar de los largos tiempos de espera.

En caso de que vayas a poner en marcha tu tienda online también puedes capitalizar la prestación desempleo.

Financiación ajena

formas de financiar un negocio

La financiación ajena es la que se hace con personas o entidades ajenas a tu tienda online, como las financieras para empresas expertas en conceder préstamos a nuevos emprendedores. 

Esta forma de financiamiento de una empresa puede ser a corto plazo (si el plazo de devolución es inferior a un año) o a largo plazo (cuando el plazo es superior a un año).

Piensa que tener un buen historial bancario te ayudará a mejorar tu facilidad para obtener créditos y, por tanto, te liberará de tener retenido tu patrimonio personal.

Con tipos de interés bajos y el negocio funcionando bien, lo inteligente sería financiar la inversión a largo plazo con las mejores condiciones posibles.

Formas de financiamiento de una empresa a largo plazo

Si no sabes cómo financiar un negocio, a continuación te mostramos las formas más frecuentes de financiamiento a largo plazo. 

Préstamo

Forma parte del pasivo financiero a largo plazo. 

Por lo tanto, el préstamo se considera parte de los recursos permanentes de la empresa y financia las inversiones de inmovilizado.  

Antes de formalizar un crédito o un préstamo, es preciso estudiar las posibilidades y tomar decisiones sobre la entidad financiera prestamista. 

Como mínimo, hay que reflexionar sobre el importe, el tipo de interés y el modo de devolución (plan de amortización).

Leasing

El leasingarrendamiento con opción a compra es otra fuente de financiación externa a largo plazo útil en el mundo empresarial. 

Se trata de un mecanismo de adquisición de activos sin acudir a ampliación de capital o a la obtención de fondos. 

Los participantes en el contrato de leasing son tres:

  • La empresa que necesita adquirir el activo.
  • Una empresa proveedora del activo.
  • La institución financiera que realiza la operación de leasing.

Capital riesgo

El capital riesgo es un modo de financiamiento para empresas nuevas, que venden productos innovadores

Por su tipo de negocio, normalmente requieren de altas inversiones iniciales y tienen alto riesgo. 

Las empresas de capital riesgo —intermediarias entre inversores y emprendedores— invierten en este tipo de startups. Y además las asesoran en la gestión del día a día y facilitan las condiciones para que el negocio siga creciendo.

Tipos de financiación de empresas a corto plazo

Entre las fuentes de financiación externas para las empresas, también se encuentran las que son a corto plazo. 

Proveedores y acreedores 

Tanto los proveedores como el crédito comercial constituyen lo que se denomina financiación espontánea. 

Suele aparecer en las compras de productos para vender cuando no se pagan en el momento. Es decir: cuando son a crédito y no al contado. 

El hecho de no pagar en el momento de la adquisición implica que la empresa se financia a través de los proveedores o acreedores de esos bienes.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son una opción muy cara que no se debe usar para pagar deudas a largo plazo

Aunque seguro que la utilizas para pagar muchos de los servicios de internet, ya que es muy cómodo. Pero procura utilizar el método de contado a fin de mes. Así no te cargarás de intereses.

como financiar una empresa

Línea de crédito bancario

En este tipo de financiación empresarial, el crédito se concede con un límite. 

Lo normal es que haya que pagar intereses por el importe dispuesto. No obstante, pueden existir otros gastos a mayores por la cantidad no dispuesta. Además de otras tasas por apertura o por mantenimiento. 

A grandes rasgos se puede decir que es como una cuenta corriente que puede funcionar en negativo, con la que puedes financiar tus compras de productos nuevos para tu tienda. 

Pedir dinero a familiares y amigos

Si no sabes cómo financiar un negocio sin dinero, tienes la opción de recurrir a los familiares y los amigos (en inglés lo llaman las tres efes: friends, family and fools). 

Pero ten en cuenta que si deseas mantener la amistad y la buena relación tienes que aclarar si se trata de una financiación a fondo perdido. 

Es decir: tienes que distinguir si es un regalo o es un préstamo. Si es un regalo, a efectos fiscales está considerado como donación y deberás tributar por ello. 

En cambio, si se trata de un préstamo, debes formalizarlo en un contrato indicando el plazo de devolución, intereses, etc.

Subvenciones

Existen muchos tipos de subvenciones y de ayudas para emprendedores: para financiar inversiones, para circulante… 

Cada convocatoria tiene en las bases reguladoras los requisitos para solicitarla y los criterios para la adjudicación. 

Pero, en general, los plazos de tramitación (para solicitar la ayuda, recibir la aprobación, y cobrar el dinero) pueden durar varios meses. Esto quiere decir que debes tener un plan B, recurriendo a otras fuentes de financiación mientras la subvención se hace efectiva. 

Crowdfunding

Se trata de un formato de financiación colectiva. 

 Hay muchas plataformas en las que se puede conseguir financiación para el lanzamiento de un negocio online.  

Pero recuerda que tendrás que preparar un proyecto muy atractivo para lograr la confianza de los inversores.

¿Quieres saber más?

Relacionados