Josef Brocki: un adolescente que triunfa en el ecommerce

Ana Barbero Historias de éxito

12 minutos de lectura comentario

Cuando se habla de emprendedores, por lo general, se suele asociar al perfil de una persona adulta y con cierta experiencia profesional laboral. Sin embargo, no siempre es así. El ecommerce demuestra que no hay una edad preestablecida ni idónea para comenzar a emprender un negocio rentable, sino que cualquier momento de la vida de una persona es bueno. 

Un claro ejemplo de ello es Josef Brocki, un joven que, aunque apenas tiene 19 años, ya posee su propio negocio online que factura alrededor de 400.000 € al mes en tan solo una de sus tiendas. Además, cuenta con 5 años de experiencia en el sector gracias a su prematuro interés por el dropshipping y su apetito insaciable por prosperar tanto personal como empresarialmente. 

Posiblemente, su éxito, su ambición y sus ganas de crecer sean el resultado de todas las  experiencias personales y laborales que le han acompañado a lo largo de los años. 

Su deporte de riesgo podría considerarse atreverse en todo lo que hace sin seguir las líneas convencionales marcadas por la sociedad y superar los obstáculos que la vida le ha puesto, gracias a los cuales ha aprendido cada día para mejorar y crear nuevas habilidades que le han hecho llegar a su éxito actual.  

¡Conozcamos su historia!

Descubre miles de productos para vender online. Sin compromisos; no se requiere tarjeta de crédito.

Regístrate en Oberlo ya. Es gratis.

Sus inicios 

Los comienzos de Josef Brocki en el dropshipping se remontan a su pasión por los videojuegos. 

“Tuve una infancia muy difícil con un núcleo familiar poco habitual. Mi padre se marchó de casa y yo lo pasé bastante mal. Cuando me quería evadir del mundo me ponía a jugar a los videojuegos hasta que entré en un club online donde, por competir en sus torneos, había premios económicos. Ahí fue donde saqué mis primeros ahorros”.

Tan grande era su voluntad de querer evadirse de su realidad a través de los videojuegos que le llevaron a una pequeña adicción de la que, con el tiempo supo salir y sacar provecho, convirtiéndose en community manager del club en el que jugaba. 

Cuando empezó en el puesto no tenía apenas conocimientos de lo que tenía que hacer, pero sus ganas de mejorar le hicieron controlar el puesto en poco tiempo. Además, este trabajo le hizo ser consciente de que podía ganar dinero transformando su afición en un negocio rentable

Fue poco después cuando con todo lo que había aprendido de forma autodidacta por internet y los conocimientos que había adquirido durante el tiempo que estuvo trabajando, montó su propio club gamer con un socio. 

“Nuestro club se apuntó a un torneo que tenía un buen premio económico. Se trataba de una competición de videojuegos en la que teníamos mucha fe en ganar. Sin embargo, no resultó como esperábamos. Finalmente perdimos el torneo y con esa derrota toda nuestra inversión”.  

A pesar de este primer fracaso, Josef no se rindió. De hecho montó otro club a su temprana edad de 15 años. Cambio de técnica. Apuntaba todos los errores que cometía en las partidas, los aciertos, observaba las estrategias de los contrincantes… todo por el ser el mejor. Sin embargo, todas esas ganas se convirtieron en frustración por el desgaste personal que le supuso.

De nuevo, hizo frente a las dificultades que se le presentaron y superó la barrera que se le había interpuesto en el camino. Fue ahí cuando descubrió su verdadera vocación profesional.

“Me di cuenta de que lo que me gustaba era emprender. Probar y crear cosas nuevas. Por eso montaba nuevos clubs a pesar de que no funcionaban. Busqué por internet ideas de negocio para ganar dinero y encontré el dropshipping”.

Formarse para emprender

Si algo define a Josef es que siempre toma la iniciativa ante la vida. Tras descubrir por internet qué era el dropshipping y aprender de forma autodidacta con videos de YouTube, decidió acudir a una quedada de networking sobre emprendimiento. 

Fue allí donde consiguió su primera entrevista de trabajo para unas prácticas de 8 meses en una startup, en la cual gestionó el departamento de marketing, diseño y estrategia de branding

“Esta formación me ayudó a ver qué fallos debía evitar en mi negocio, valorar mucho la parte económica, conocer qué tal es el dropshipping como negocio y, sobre todo, para crear mi propia red de contactos”. 

Aunque estas prácticas llenaban parte de su día, su hambre por aprender no quedaba saciado y complementaba su aprendizaje leyendo libros y viendo vídeos de dropshipping. Todo con el objetivo de avanzar y no fallar cuando montase su propio negocio. 

Primeras experiencias dropshipping en su primera tienda

Su primera tienda, creada en 2016, se llamaba Yellowtronic, en la que vendía  réplicas de earpods y bases inalámbricas. Este negocio no tuvo el éxito esperado y fue, según lo considera Josef, “un completo fracaso”.  

Su principal fallo fue hacer marketing de influencers sin medir el target y la audiencia del personaje público con el que quería promocionar su negocio y obtener ventas.

“Elegí a un instagramer cuyo nicho era el arte, por lo que mis productos electrónicos no eran del interés de sus espectadores. La consecuencia fue que no conseguí ni una sola venta”.

La transición a su segunda tienda. Emprender de nuevo

A pesar del primer fracaso de Josef con su primera tienda, no se rindió. Ya había tenido sus primeras experiencias con el dropshipping que le habían dejado un mal sabor de boca, sin embargo, no iba a permitir que esto le arrebatase probar el dulce sabor de la victoria. Anotó sus errores y continuó formándose. 

Fue un amigo, Manuel Granero, quien le propuso emprender de nuevo haciendo realidad el proyecto de TFG que estaba elaborando. Crearon una tienda de ropa urbana llamada Urban o´clock, que funcionó desde el principio gracias a que tenían un plan de negocio previamente elaborado.  

Esta tienda permitió a Josef y a su socio capitalizarse y poder crear otra tienda, esta vez de marketing. Poco a poco iban levantando sus negocios, que les reportaban beneficios y les permitían avanzar creando nuevos proyectos.

Hicieron su primer curso de dropshipping y asesorías personalizadas, con el que demostraban que el dropshipping no es un timo y que sus clientes de verdad conseguían ganar dinero. 

Gracias a la gran demanda que obtuvieron, y tras el cierre de una primera academia que montaron juntos, Josef volvió a emprender creando su propio centro de enseñanza para futuros dropshippers.

¿Es el dropshipping un timo?

Una de las polémicas que existe en la sociedad actual es si el dropshipping es realmente un negocio real. Son varios los artículos que hacen una mención negativa a este modelo de negocio. Y fue uno de ellos el que mencionó a Josef en concreto.   

“Vi que el artículo atacaba al dropshipping y que mencionaba directamente a una de mis tiendas. Lo primero que pensé fue que era un texto que tenían que sacarlo porque con la pandemia la gente estaba buscando una forma de ganar dinero desde casa e iba a ser de interés para su público, pero quizá la forma de escribirlo atacándome a mí no era la forma más adecuada”.

En el artículo se criticaba que en sus tiendas se realizaba dropshipping con Aliexpress vendiendo productos fabricados en China, para después venderlos como si fuesen de origen nacional español a un precio más elevado.

“Los productos los mandamos desde España aunque sean productos de Aliexpress. Yo tengo un almacén con el stock disponible, por lo que la distribución se realiza a nivel nacional”.

También se hacía mención a las diversas quejas que la tienda acumulaba por los retrasos en el envío del paquete.

“Obviamente, mi tienda sufrió retrasos en los envíos, pero igual que la mía, todas las empresas. Estábamos en un estado de alarma donde no se podían controlar los envíos al 100%. Sin embargo, para gestionarlo, mi equipo se encargó de contestar a todas las dudas que los clientes nos enviaban y tramitar devoluciones de clientes insatisfechos”.

A pesar de ello, el joven afirma que se trata de un negocio verdadero y lo demuestra con sus cifras y datos de beneficio. Considera que lo peor del dropshipping es la desconfianza que se ha creado hacia esta nueva forma de emprendimiento.

“Hay mucha gente que no se acaba de fiar porque no obtiene los resultados de manera inmediata. Lo primero que hay que saber es que, como en cualquier negocio, hay que invertir tiempo y esfuerzo en el proyecto para que funcione”.

Tiempo y dedicación

Un error común de los novatos emprendedores a la hora de construir una tienda de dropshipping es pensar que cuando se emprende los beneficios van a llegar rápidamente. Pero, la realidad es otra y todo lleva su tiempo. Ya lo dice el refrán: “lo que rápido viene, rápido se va”.

“Yo he llegado a trabajar en mi negocio 14 horas diarias para que funcionase. Hay que invertir tiempo y eso conlleva un cierto esfuerzo, pero el resultado es lograr lo que realmente se quiere”. 

Además, es muy importante saber adaptarse a las nuevas circunstancias o situaciones que se van presentando en el mercado. El dropshipping es un negocio de adaptación e innovación constante. Un claro ejemplo ha sido la pandemia del Covid-19, donde Josef cuenta que ha tenido que amoldarse a ella y cambiar su estrategia de venta. 

“O te adaptas a las circunstancias o no sobrevives”

“Este no es un negocio que se pueda tomar a la ligera. Hay mucho de lo que estar pendiente. Hay que gestionar un equipo, las tareas, los problemas, ver las oportunidades que se presentan, visionar si el producto del nicho de mercado que eliges es bueno, personalizar el packaging, personalizar el producto. En general, crear una experiencia al cliente tan satisfactoria que quiera volver a comprarnos”.

Uno de los métodos que mejor le funcionan a Josef para no estancarse y seguir progresando en sus negocios es asociarse con sus mentores en vez de pagar por cursos. De esta forma se asegura que le van a enseñar cómo mejorar en su negocio de primera mano y a partir de experiencias personales.

Errores de principiante que se pueden evitar

Antes de adentrarse en el mundo del emprendimiento, Josef recomienda tener una base de la que partir. Una formación básica y actualizada que ponga los cimientos para orientar hacia dónde se quiere ir y a dónde se quiere llegar. 

Para ello, aconseja buscar a una persona que se encuentre en la meta a la que aspiramos

“Es muy importante que escojamos a una persona que tenga sus propios resultados. Esta va a ser quien mejor pueda guiarnos por nuestro camino. Además, seguramente ya haya cometido ciertos errores con los que nosotros nos toparemos, por lo que nos podrá enseñar cómo evitarlos o superarlos”.

De esta forma, se consigue que un mentor nos guíe para evitar que nos desviemos de nuestro camino, ya que es muy común que cuando no se obtienen resultados de forma inmediata, nos comparemos y se ponga el ojo en los logros de los demás. 

Todo esto deriva en un error muy común y que se conoce como El problema del objeto brillante, es decir, querer lo que otros tienen y abandonar lo que se está haciendo. Por eso, estar enfocado en tu propio objetivo es muy  importante a la hora de emprender

Muy relacionado a ello está lo que se denominan Las líneas del progreso empresarial. Josef, tras sus 7 años de experiencia, sabe muy bien de qué se tratan, pues ha comprobado que si un negocio se cuida y se le dedica el tiempo, esfuerzo y cariño necesario y de manera constante, sin abandonarlo, los resultados llegarán tarde o temprano. 

Para ello, y para no saltar de un negocio a otro, es muy importante, según Josef, “encontrar lo que realmente te gusta, lo que te llena y quieras hacer. De nada sirve invertir 3 meses montando tu tienda de dropshipping si luego la abandonas. Es tiempo perdido que nunca vas a poder recuperar, en cambio el dinero sí que se puede recuperar”.

“En un negocio dropshipping hay que valorar más el tiempo que el dinero”

Otro error, del que ha aprendido el joven emprendedor a lo largo de los años, es la necesidad de establecer desde el principio una segmentación de mercado o un nicho concreto al que van a ir dirigidos los productos de la tienda. 

Aunque es un error muy común, sobre todo entre principiantes, elegir un buen nicho es muy importante, pues en el futuro determinará otros aspectos estrechamente vinculados a la tienda.

“Es muy importante tener todo bien definido para poder automatizarlo e invertir el menor tiempo posible en la gestión del negocio. De esta manera, te puedes enfocar en otros asuntos más importantes de la empresa. Si una cosa es clara es que en dropshipping el tiempo es vital y hay que valorarlo”.  

Por qué utiliza Shopify y Oberlo

Para crear sus tiendas, Josef, desde que comenzó, ha probado diferentes plataformas para dropshippers. Sin embargo, finalmente se ha decantado por Shopify y Oberlo para montar su negocio. 

“Una forma muy sencilla de importar los productos de Aliexpress a la tienda que estás creando es a través de Oberlo, pues es el conector entre ambas. Y Shopify es tu tienda en sí, es como la madre, porque sirve para todo”. 

Las diferentes herramientas y aplicaciones de las que disponen estas dos plataformas acabaron por conquistar al joven emprendedor a la hora de crear su negocio tal y como quería.

“He utilizado otras plataformas, pero a nivel técnico Shopify es la que más me ha gustado, sobre todo por la atención al cliente, que para mi es muy importante”. 

Si por algo se diferencia Shopify de otras páginas webs de creación de tiendas es por la experiencia intuitiva que tiene el cliente. Además, en caso de desconocer cómo utilizar alguna herramienta, hay artículos que explican de forma sencilla su uso.

“También son muy llamativas por sus precios. Son bastante asequibles. Para empezar a emprender, una de las mejores plataformas para mí es Oberlo, luego, cuando ya tienes tu propio inventario, acudes a Shopify”.

Su éxito actual es el resultado de su ambición por superarse

La trayectoria profesional de Josef ha estado marcada por acontecimientos personales que le han hecho madurar y crecer tanto personal como laboralmente. Él es el claro ejemplo de que el dropshipping es un negocio real, pero al que hay dedicarle tiempo y esfuerzo.

Y gracias a ello, actualmente cuenta con 3 tiendas de dropshipping en activo con las que ha ha conseguido facturar en lo que va de año 7.000.000 €.

“Para llegar a facturar millones de euros, como yo ahora, he invertido 4 o 5 años en formarme. También me ha servido de mucho fracasar en mis primeros proyectos para aprender. Llegar a donde yo estoy ahora mismo es complicado, más si se quiere hacer en un mes, pero no es imposible”.

La ambición de Josef ha permanecido intacta desde que comenzó. Siempre fue consciente de que la experiencia es muy importante, pero que esta se gana con el tiempo. Para ello, se marcó un objetivo con unas expectativas reales y no paró de luchar hasta conseguir lo que quería. 

A pesar de ello, la palabra paciencia no le gusta y prefiere arriesgar y perder, a esperar a que las cosas sucedan. “Cuanto más impaciente eres más aprendes, pero también hay más probabilidades de fallar”. 

Sus futuros proyectos

Ahora que la experiencia es una beneficio con el que cuenta, Josef echa la vista al frente hacia nuevos objetivos de superación. 

Su mirada está puesta en abrir su primera tienda física con el objetivo de tener un mayor control sobre su logística y poder abaratar sus costes, aunque siempre sin dejar de ofrecer la mejor experiencia al consumidor con sus productos.

 Además y simultáneamente, su intención es abrir su centro logístico a los alumnos de su academia, Evolve Academy, para enseñarles desde la práctica directa.

Veremos cuál es el siguiente paso que da este joven dropshipper para seguir innovando.

 

¿Quieres saber más?

Ana Barbero
Ana Barbero